Las tribulaciones de Juan Sin Tierra

Tras la invasión de Austria en marzo de 1938, los nazis ocuparon la casa de Sigmund Freud, le confiscaron el dinero y detuvieron a su hija Ana.

Cuando por fin decidió abandonar su país, además de exigirle una considerable suma (que pagó su discípula francesa Marie Bonaparte), le obligaron a firmar una carta en la que debía reconocer que había sido tratado con consideración y respeto por las autoridades alemanas, en especial por la Gestapo, y que había podido vivir y trabajar en completa libertad, sin el menor motivo de queja.

Antes de firmar la carta, solicitó que le permitieran añadir una frase. Escribió: “De todo corazón, recomendaría la Gestapo a cualquiera”.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: