Las tribulaciones de Juan Sin Tierra

Un compañero de trabajo lleva a su perro al veterinario.

Al día siguiente le pregunto qué tal está (el perro).

Me dice que está “muy bien de ánimo y de actitud” (el perro).

Lamentablemente la historia no tuvo un final feliz: murió a los pocos días (el perro).


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: