Las tribulaciones de Juan Sin Tierra

Justo antes de la salida del sol, José se levantó sigilosamente de su lecho de paja. María y el niño seguían durmiendo. Se habían acostado a las tantas, con los pastorcillos dando la brasa y enredando por todas partes.

Sacó de su escondite el cofre con oro que les habían traído los Reyes Magos y pasó su contenido a las dos bolsas de cuero que había preparado al efecto. Se las ató al cinturón, una a cada lado, y las cubrió cuidadosamente con la túnica. Miró con desdén los cofres de incienso y mirra que seguían al pie del pesebre y echó un último vistazo a María y al niño para asegurarse de que seguían durmiendo.

Se alejó de Belén a toda prisa, en dirección a la costa, mientras murmuraba entre dientes: “Espíritu santo, espíritu santo…”

Epílogo:

José se estableció en Cefalú, Sicilia, donde abrazó el mitraísmo y vivió feliz disfrutando de su riqueza. Al final de sus días le llegaron los primeros ecos de una nueva religión llamada cristianismo.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: