Las tribulaciones de Juan Sin Tierra

En un parque de la ciudad, el ayuntamiento ha organizado un pequeño espectáculo con dos tipos de sillas para los espectadores: sillas más guays en las primeras filas y sillas más modestas detrás.

Las sillas más guays de las primeras filas son para los VIPs y las más modestas de detrás, para la plebe.

Al organizador (alguien del ayuntamiento o contratado por el ayuntamiento) le parece que es lo suyo hacer la distinción entre VIPs y plebe (o gordos y flacos, como decía un amigo mío). A lo mejor no por maldad, sino por simple paletismo (el paletismo municipal es proverbial).

A los VIPs les parece un derecho natural tan obvio que ni se lo plantean.

A la plebe le parece un derecho natural de los VIPs tan obvio que tampoco se lo plantea (salvo para desear ser VIPs).

A mí me parece un «microclasismo» menos inocente que la chorrada que aparenta ser. Por no hablar de que el pequeño espectáculo ha sido pagado con dinero público.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: