Las tribulaciones de Juan Sin Tierra

Un dron sobrevuela la playa. No por encima de la gente, sino sobre el agua.

Dos gaviotas lo siguen chillando. Por un momento parece que van a precipitarse sobre él, pero no se deciden.

El dron no se inmuta y sigue velando por nuestra seguridad con su cámara de alta resolución, que para eso estamos en una smart city (con un programa de smart tourism y un subprograma de smart security). 

Las gaviotas dejan de acosar al intruso cuando se ha alejado lo suficiente.

Los smart tourists asentimos satisfechos (nos sentimos más seguros) y continuamos tostándonos al sol (bueno, los verdaderamente smart hace rato que están en el chiringuito).

,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: