Las tribulaciones de Juan Sin Tierra

Fisonomista

Es quien tiene una facilidad natural para recordar y distinguir a las personas por el aspecto de sus rostros.

Un contraejemplo es el príncipe de la Cenicienta, que por no recordar la cara de su amada (Cenicienta), tuvo que identificarla por uno de sus pies gracias al famoso zapato de cristal (o de oro, según la versión).

Tampoco andaban muy finos los ciudadanos de Metrópolis: unas simples gafas hacían irreconocible a Superman.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: