Las tribulaciones de Juan Sin Tierra

Salvo que seamos una simulación, el ser humano y el resto de animales somos el producto de las condiciones del planeta que habitamos. De su masa, de la existencia del sol y la luna, de la composición de la atmósfera… En un planeta diferente, seríamos diferentes.

Así que me parece más sensato adorar al sol que a los dioses revelados por los profetas, a los que hemos hecho a nuestra imagen y semejanza (física y psicológica). Al fin y al cabo, gracias al sol hay vida en la tierra, Y cuando el sol se convierta en gigante roja en su proceso de extinción, engullirá al planeta y hasta luego, Lucas.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: